Fernando Alberca: La capacidad intelectual de los niños es prácticamente infinita”