Howard Gardner: Una mala persona no llega nunca a ser un buen profesional”